mundoc argentina
mundoc argentina
 
ventajas de un sistema de aspersion automatico

Un sistema de riego completo consta de varios componentes diferentes, cada uno hace una función particular a la vez que todos trabajan juntos de forma combinada.

Hunter proporciona un resumen de cada uno de estos componentes, programadores, aspersores, válvulas y sensores, para ayudar al entendimiento básico de los términos referentes al riego, de las aplicaciones de equipo, las funciones y las ventajas.

La información aquí proporcionada ayudará a responder preguntas importantes que surgen cuando se evalúan las propuestas para sistemas de aspersión:

  • ¿Qué tipo de sistema quiero?
  • ¿Qué aspersor es el más indicado para mi aplicación?
  • ¿Cuáles son las funciones especiales recomendables?
  • ¿Cuáles son las dificultades potenciales de los tipos de equipo específicos?
  • ¿Qué materiales debe incluir mi sistema?

 

  Programadores
 

Dispositivo que pone el sistema de riego en marcha o en parada a la hora que se desee y hace funcionar el sistema durante un periodo de tiempo preestablecido. En definitiva, "programa" el sistema, de ahí su nombre.

Las unidades Hunter ofrecen una fiabilidad excepcional. Los fallos de alimentación no tienen efecto ya que la programación de riego se mantiene en memoria no volátil y no son necesarias pilas de seguridad. El funcionamiento del programador es fácil gracias a sus diales y botones, y le proporciona al usuario la capacidad de seleccionar tales funciones, como cuándo se iniciará el riego, cuánto tiempo se regará cada zona y en qué días tendrá lugar el riego. También se pueden realizar ajustes y derivaciones para cambios estacionales e inclemencias del tiempo.

Los programadores electrónicos Hunter tienen la capacidad de cubrir las necesidades de los sofisticados diseños de jardinería actuales, que tienen muy en cuenta el nivel de consumo de agua. Además, se pueden programar para suministrar agua en ciclos cortos, evitando derrames en las zonas de más pendiente.

   
  Aspersores
 

Los modernos sistemas de aspersión actuales incluyen cabezas aspersoras de dos tipos: difusoras y de turbina. Los tipos de cabezas utilizados en un proyecto concreto estarán determinados por las dimensiones del área a cubrir, la presión y caudal del agua disponible, y otros factores.

Aspersores difusores

Estos son normalmente los que normalmente se imaginan un propietario cuando piensa en un sistema de aspersión. Estas cabezas están dispersas por el césped y en los macizos de plantas.

Los espacios entre difusores pueden variar dependiendo de la tobera específica instalada en el cuerpo del difusor, pero raramente están espaciados a más de 4 metros y medio de distancia. Los difusores instalados en zonas de césped están diseñados para emerger durante el riego y retraerse por debajo del césped para permitir cortarlo y disfrutar de éste tras el riego.

Los cuerpos de los difusores vienen normalmente en varios tamaños, la diferencia estriba en la altura que el aparato difusor o tobera se eleva por encima del cuerpo de la cabeza. Los modelos superemergentes se usan para zonas de macizos de flores y de arbustos donde los vástagos pueden ser invisibles y evitar daños a los transeúntes.

Aspersores turbina

Estos aspersores son dispositivos de mayor tamaño que se usan en espacios abiertos y sin obstáculos y permiten que el agua se disperse de 5 a 12 metros o más según el modelo. Normalmente estas cabezas emergen durante el uso y se retraen tras el funcionamiento en el césped u otras zonas de tráfico a pie. También están disponibles en versiones fijas (no emergentes) para uso sobre vástagos en zonas de arbustos o rocallas.

Los aspersores turbina Hunter funcionan con una tecnología de engranajes. El agua pone en marcha una pequeña turbina en la base de la unidad que acciona una serie de engranajes, provocando la rotación de la cabeza .El mecanismo de engranajes está sellado contra la suciedad y las partículas, y funciona sin el molesto ruido de los aspersores de impacto tradicionales.

Las turbinas accionadas por engranajes son fáciles de ajustar y vienen selladas de fábrica para evitar la entrada de partículas. A pesar de que la unidad de turbina es varias veces más costosa que una cabeza difusora, pero por su mayor rendimiento cubre más superfície y se necesitan menos cabezas para cubrir una zona determinada.

Toberas de aspersores

La tobera es un dispositivo por el cual pasa el agua tras pasar por la cabeza para ser dispersada en el jardín. Los encargados del riego confían en diferentes toberas para variar la cantidad de agua dispersada durante el ciclo de riego, así como la distancia a la que el agua va a ser lanzada por cada cabeza. La cantidad de agua distribuida sobre una zona determinada por minuto se puede doblar o triplicar eligiendo una u otra tobera.

   
  Electroválvulas
 

Las electroválvulas de zona son los dispositivos mecánicos que ponen en marcha o apagan el agua para las secciones individuales del sistema (llamadas, zonas, fases o estaciones). Los contadores de agua y las tuberías de suministro de agua no pueden proporcionar suficiente agua para regar la totalidad de una zona verde al mismo tiempo, así el sistema normalmente es dividido en varias zonas o estaciones independientes.

El concepto de "zonas" permite a los profesionales del riego agrupar áreas (ej. macizos de flores, césped) basándose en las necesidades de riego (ej. a pleno sol, sombra parcial). Las electroválvulas se instalan normalmente cerca de la zona que riegan pero también se pueden instalar de forma agrupada (formando un pequeño bateria de lectroválvulas) cerca del punto de conexión de agua.

Existen dos tipos de válvulas que se usan hoy día:

  • Válvulas manuales: en la actualidad rara vez se instalan, las válvulas manuales requieren una persona que las ponga en marcha y las apague (con una llave de válvula). Los sistemas actuales de válvulas manuales se pueden actualizar fácilmente a control automático por un técnico profesional.
  • Válvulas automáticas: llamadas electroválvulas , se poner en marcha o apagar estas válvulas, ya que funcionan a través del programador eléctrico. Los cables se entierran en el suelo junto a la tubería principal hasta la electroválvula y están conectados al programador. Cuando el programador envía la corriente a la electroválvula, se abre. Cuando se corta la corriente, la electroválvula se cierra.
   
  Sensores
 

La manera en la que los sensores funcionan es bastante sencilla: interrumpen la corriente eléctrica del programador, que de otra manera activaría la electroválvula. El sensor no interfiere con el programa del programador.

Sensores de lluvia

Estas unidades se montan en un lugar expuesto a lluvia , pero fuera del alcance del agua de los aspersores. La lluvia activará el dispositivo, provocando que el sistema permanezca apagado durante o después de una lluvia, si la precipitación caida es suficiente para desactivar la programación. Los sensores de lluvia permiten una regulación, por ejemplo para que una lluvia ligera no afecte al funcionamiento del sistema, evitando eliminar un riego programado cuando la lluvia no ha sido suficiente para suplir una dosis de riego.

Sensores de helada

Este tipo de sensores es muy utilizado donde hay peligro de congelación en caminos y calles que puedan causar accidentes, así como en jardines donde el riego antes o durante fuertes heladas pueda crear problemas con arbustos y árboles cargados de hielo. El sensor de helada interrumpe la señal a las electroválvulas de control cuando la temperatura baja a bajo cero. Una vez que mejoran las condiciones, el sistema volverá a su funcionamiento normal.

Sensores de caudal

Este tipo de sensores ayudan a identificar una rotura en el sistema antes de que ocurra algún daño. Una tubería rajada o un aspersor roto sin atender puede inundar el suelo, erosionar pendientes, incluso socavar calles y caminos. Un sensor de caudal está ajustado para activarse a un nivel de caudal específico; una vez se supere ese nivel, el circuito se cierra y las electroválvulas se cierran.